Global Education Forum: los gurús en acción: Mark Prensky

Como os decía, mi experiencia en el GEF10 tiene dos partes, la segunda parte tiene básicamente 6 protagonistas. Intentaré hacer un paseíllo por cada uno de ellos (mi interés en ellos) y pinceladas de sus intervenciones (que ya osé retransmitirlas en tuiter).

Mark Prensky:

Para los que no le conozcan, el señor Prensky enunció en 2001 uno de los principios que más ha dado que hablar en los últimos tiempos en cuestiones relacionadas con tecnología y educación, el principio de “Nativos e Inmigrantes Digitales”. Con este principio, Prensky inaugura una línea de discusión sobre la naturaleza de los niños de la nueva era, y remueve el suelo de aquello que considerábamos inamovible: la naturaleza de los estudiantes como personas que aprenden de una determinada manera, de hecho que aprenden –o eso pensábamos- como nosotros aprendimos. Desde entonces mucho se ha dicho, se ha hablado de Generation G, de Google Generation, de bárbaros, de Generación Net, y un laaargo etcétera. Algunas de esas distinciones nos hablan de los menores como una especie de “magos o tocados” por las tecnologías, otros los pintan como una generación alienada que piensa menos y que sólo quiere la red para su disfrute.

Bien es cierto que en su principio achaca la mayoría de los cambios entre las personas hoy y las personas antes a la edad e incluso llega a proponer la existencia de cambios neuronales en los individuos de las nuevas generaciones, lo cual hace que la discusión a su alrededor sea bastante grande y que muchos –entre los que me incluyo- creamos que es reduccionista. Pero también es cierto que Prensky profundizó de forma muy importante en una forma de ver las TIC como algo más que como un adorno o una herramienta, sino como algo que determina la forma en que la gente piensa y aprende, cosa que nos guste o no, ni la pizarra ni el retroproyector han hecho. Y eso, eso es algo que cambia radicalmente la forma en la que planteamos la tecnología educativa y la educación. En esta línea creo que actualmente uno de los principios más potentes y que tiene mucho que aportar es el propuesto por David White y su concepto de “Visitantes y Residentes”, puede dar mucho juago y se proponen cosas que van más allá de la edad y la biología.

Pues bien, el Sr. Prensky hizo una presentación apasionada, llamativa, graciosa, con muchos elementos de su teoría (su hijo y iPhone incluidos) y con muchas cosas que me llamaron la atención. Probablemente destacaría de ellas:

  • En los sistemas que se reforman y funcionan de arriba abajo, normalmente los de abajo salen perdiendo; y en la educación, los que están abajo son los estudiantes. Es tiempo de oír a los estudiantes y ver qué quieren aprender y cómo. Hay que educarles CON ellos. Habría alguna cosa qué matizar desde mi punto de vista… especialmente cuando hablamos de cualificaciones (¿o alguien quiere q el estudiante de medicina decida qué partes de la anatomía quiere estudiar?), pero es muy interesante, habría que oír más /conocer mejor a los estudiantes.
  • Es vital de distingamos claramente entre Sustantivos y Verbos (eso seguro que a Paco Martínez le suena), y que empecemos a hablar más de verbos que de sustantivos. Las TIC no son importantes por sus nombres propios, las herramientas llegan y se van a una velocidad pasmosa, es tiempo de pensar en los verbos, aquello que hacemos con las TIC. No es importante el Google, es importante buscar, tener criterio de elección, elegir, analizar… lo hagas con Google, con Yahoo, o con un buscador semántico. El profesor tradicional se comporta como un nombre, como una herramienta, no como un verbo, algo dinámico. Es momento de invertir en verbos, no en nombres.
  • Cuando el presente –y o digamos el futuro desconocido- nos asusta y/o lo desconocemos, solemos aferrarnos de forma irracional e inconsistente a cosas seguras del pasado. Y puso como ejemplo al libro de texto, una tecnología segura, que ya conocemos y que sin ella pensamos que no podemos seguir… y sí podemos, y no es imprescindible, y –según Prensky- desaparecerá.
  • Deja un comentario