De flechas y plumas, una reflexión de domingo

Hace dos años y medio, en una espera en el aeropuerto de Frankfurt (acompañada por un café y una ración de apple strudel), leí uno de los documentos que más provocadores me han resultado en mucho tiempo: “2020 and Beyond” del Futurelab de Bristol. Es un documento del que ya os he hablado en otras ocasiones, pero por resumir diremos que en él se proyectan, con base en la investigación del momento y los desarrollos tecnológicos y sociales previstos, escenarios sociales futuros y se hacen reflexiones educativas en torno a ellos (el resumen es bastante burdo, pero os invito a leerlo). Recuerdo que mis días con el inglés (idioma) eran más duros que ahora y que algunos de aquellos escenarios me resultaron no sólo irreales, sino incluso difíciles de entender; sin embargo las reflexiones educativas me resultaron acertadas, llamativas y, por qué no decirlo, indiscutibles.

Así pues, una vez volví a casa escribí al Futurelab y les pedí por favor unos cuantos pósters resumen del documento (disponibles por aquellos días), y ellos amabilísimamente me los mandaron. Puse uno en la pared de fuera de mi despacho, y tras contemplarlo con franca incredulidad y una gran dosis de fascinación durante unos días (¿meses?) lo asumí como un buen referente de futuro y seguí con mi vida.

Pues bien, la semana pasada, tuve que esperar en la puerta de mi despacho unos minutos y reparé de nuevo en los escenarios propuestos por el 2020 and Beyond y me quedé francamente perpleja al comprobar que todos esos escenarios YA son reales y están al alcance de muchas personas (probablemente de aquellos que somos más “frikis”, pero al final al alcance de alguien como yo, no mucho dinero y conocimientos técnicos limitados). Los dispositivos minúsculos de almacenamiento de cantidades impensables de información, reproducción de todo tipo de formatos en dispositivos “sencillos” (baste ver las miniconsolas de última generación –regalo habitual para niños de 8-9 años- y todas sus potencialidades y chismes), la conexión de dispositivos a gran escala y en los cacharros de nuestras casas… y sobre todo los desarrollos derivados de la realidad aumentada (aún ando jugueteando en mis ratos libres con layers y con aplicaciones de realidad aumentada del twitter, entre otras…)… todos ellos son hoy una realidad… y algunos de mis estudiantes ya los han probado…

¡¡Fascinantes tiempos vivimos!! Vemos la proyección de un futuro improbable y lo vemos tremendamente lejano, pero antes de que seamos conscientes estamos en ese lejano futuro que ya no es lejano y que está en nuestras manos. A mí me sigue pareciendo magia 🙂
No obstante, con lo que tiene que ver con la educación, creo que tengo la fortuna de estar en una posición que me permite ver las TIC en la educación desde una perspectiva amplia y la veo como una flecha, en la punta tendríamos los últimos avances en términos de “cacharros” y cosicas de última generación, y creo que en la pluma de atrás tenemos a la escuela y a la implementación de las TIC en la misma, es decir, estamos en la pluma, seguimos a la flecha pero llegamos seguramente más tarde… y en casi todo momento no sabemos a dónde vamos…

Tristemente mi impresión es que la flecha lejos de moverse, lo que hace en muchos casos es alargarse… la punta sigue buscando nuevos sitios y apunta a nuevos blancos, pero la pluma esta CASI en el mismo sitio que en el lanzamiento anterior… la cosa es que los estudiantes van en medio…

flechas

Nada más… una reflexión de domingo…

Share

Deja un comentario