EDUTEC 2010: de lo mejor

Pero este EDUTEC ha sido uno de los que más he disfrutado… probablemente también porque ya han pasado años y he conseguido conocer a muchos de los que van, tener más claras cosas o al menos tener menos difusas las preguntas. El hecho de tener a vista la punta y la pluma de la flecha esta de la tecnología educativa me permite ver muchas cosas que me enriquecen y que me permiten tener los ojos y oídos más abiertos y estar permanentemente a la captura de oportunidades de aprender cosas.
Del programa oficial, creo que hay que destacar sobretodo las comunicaciones. Muchas y, en general (al menos a las que yo tuve la oportunidad de oír), interesantes. Buen nivel, trabajo concienzudo… con alguna discusión por tener… pero interesantes.
Además destacaría la pertinencia de los talleres que se ofrecieron. Es una enorme pena que nos quedásemos sin poder ir a todos los que deseábamos, bien por el paralelismo con las mesas de comunicaciones o por el exceso de demanda de todos ellos… fueron francamente interesantes, llamativos, hubo debates y propuestas coherentes, potentes y provocadoras en todos ellos. Se centraron en temas que están de plena actualidad y que se basan, en todos los casos, en trabajo que parte de la práctica educativa. Una propuesta para el futuro, grabarlos y ponerlos a disposición para los que no pudimos ir a todos. Eso, o montar un taller de ubicuidad “el arte de estar en todas partes” 😉
De las conferencias, personalmente destacaría la oportunidad de oír y ver a una de las investigadoras del proyecto OLPC. Teniendo en cuenta la ENORME repercusión que ese proyecto ha tenido (y sigue teniendo), no sólo en los procesos de implementación de tecnologías a nivel nacional (el caso de Paraguay, por citar sólo un ejemplo), sino en el desarrollo mismo de las tecnologías que salen al mercado; no olvidemos que fue el proyecto OLPC el que impulsó a las empresas de hardware a apostar por máquinas pequeñas de bajo coste.
Ah! Y por primera vez en mi vida presenté un libro jeje… (con la voz que no tenía e imitando a Paco Umbral, yo fui a hablar de mi libro) fue raro, pero fue bonito… gracias de nuevo a MAD y a Julio Cabero por confiar en mí.
Ver a Siemens (aunque fuese en una pantallica pequeña) enunciando sus 6 claves para la docencia de hoy fue también interesante… aunque se sigue echando de menos el contacto (que para eso son estos congresos), o al menos que los miembros del debate sí estén por aquí, en presencial.
Ahora, lo mejor del EDUTEC 2010 pasó en los pasillos y en las comidas/cenas/descansillos… en fin sé que lo digo siempre, pero es que SIEMPRE es lo mejor: la gente.
Ver a buena parte de la bibliografía –y de la historia ;-)- de la tecnología educativa en español encarnada y reunida en un mismo sitio es, sigue siendo, sencillamente espectacular. Me quedo con algunas discusiones que pude vivir en directo (y azuzar también en directo): Antonio Bartolomé, Jordi Adell, Jesús Salinas, Paco Martínez… discutiendo con nocturnidad y “escuela en mano” sobre lo relevante en tecnología, y sobre si libros sí o no, y sobre la pertinencia de determinados discursos de forma absolutamente distendida pero rigurosa ha sido fenomenal. Además verles a ellos y a otros (los de antes + Mercé Gisbert, Manuel Cebrián, y otros tantos), haciendo corrillo en la parte de atrás de alguna ponencia comentando detalles de la misma… verles y oírles… son reflexiones que no tienen precio y que no aparecen en los libros 😉
Pero además compartir reflexiones y tiempo con gente interesantísima que hace cosas en los coles (que haberlos, habíalos), en las consejerías, en la universidad, con gente de otros contextos que se han unido este año al congreso de EDUTEC fue fantástico… aún cuando por edad (casi siempre son muy jóvenes) no hacen parte del selecto grupo de “gurús” ;-)… oír a mentes lúcidas decir cosas interesantes y abrir nuevos espacios para hacer preguntas y pensar, es una delicia… y si va acompañado de buena comida y agua (:-P) mejor.
De los que hacemos parte de los grupos de Investigación que formamos la gran familia de EDUTEC estábamos casi todos… y me encanta veros, es un placer compartir tiempo, risas, conversación, y más… con todos vosotros.
Ver -por primera vez o nuevamente- a compañeros de Latinoamérica, de muchos rincones de España y desvirtualizar a antiguos conocidos del twitter o de trabajos leídos u oídos es una fortuna estupenda… y juntarse con esos amigos a conversar de lo que nos gusta a la luz de un vinito y/o un pintxito ¡es lo mejor del mundo!.
Me traigo cosas en qué pensar y mucho cariño de mucha gente buena con la que compartí ratos (siempre más cortos de los que me hubiese gustado)… soy una sentimental (como Clint Eastwood) y cada vez tengo más cariño de más gente y eso, además de la emoción por aprender, hace que me siga encantando mi trabajo…

Deja un comentario