Agradecimientos

Ha llegado el día. Hoy a las 12 estaré defendiendo la tesis… y como creo que lo que más merece ser público de este trabajo son los agradecimientos… aquí los tenéis.

Espero responder como merecéis a toda vuestra confianza.

TESIS DOCTORAL
Enseñanza Flexible en Red en la Universidad: Modelo de análisis curricular

Agradecimientos

Ésta es, sin duda, la parte que más he disfrutado escribiendo en este trabajo, aunque sé que no puedo dejar en estas páginas un agradecimiento como el que os merecéis todos los que formáis parte de mi vida y habéis formado parte de este proceso.

En primer lugar, y como no puede ser de otra forma, quiero dar las gracias a los directores de este trabajo.

A Jesús Salinas, gracias por aceptar la dirección de este trabajo, por ser siempre un referente intelectual –he admirado siempre su intensa visión pedagógica de la tecnología educativa-, un modelo profesional y un apoyo cercano. Gracias por su calidez personal, por confiar en mí, por darme letras para leer y por poner música a este tiempo, por enseñarme tanto, por su solidez de pensamiento y por no obviar el valor que tiene aprender en una carrera como ésta.

A Mª Paz Prendes, gracias de nuevo por aceptarme como alumna interna en su momento y por ser mi tutora, mi maestra y mi ejemplo siempre en este viaje y en los que vengan. Es un honor y un enorme placer, nunca te lo agradeceré suficiente. Gracias por su confianza, por apostar siempre por mí, por todo lo que me enseña todos los días con su brillantez profesional –es una cabeza llena de ideas con un balance increíble entre curiosidad por lo novedoso y solidez en lo fundamental-y su increíble calidad personal. Gracias por su exigencia que es para mí un aliciente y una muestra de su aprecio, por esperar siempre lo máximo, por su consejo, por su amistad que sigue siendo un premio, por su cariño y, siempre, gracias por la paciencia.

Quiero agradecer a Paco Martínez Sánchez su confianza, su apoyo y la oportunidad de aprender al lado de alguien con su privilegiada visión y extraordinaria calidad intelectual. Gracias por dejarme trabajar a su lado y por contar conmigo, siempre he sentido que es un premio. Gracias por permitirme preguntar hasta el infinito y discutir hasta la saciedad. Pero sobretodo, gracias por enseñarme a ver siempre con los ojos muy abiertos pero con gafas de sol… lo justo para aprenderlo todo pero no dejarme deslumbrar demasiado por las luces de colores.
Un agradecimiento sincero a todos los profesores implicados en este trabajo (los profesores de las asignaturas analizadas), por su ayuda y por colaborar en el mismo, pero sobretodo por tener la osadía de ser los primeros. Al personal de ÁTICA que nos ha colaborado, mil gracias también.

Quiero agradecer además a mis dos anfitriones y directores en las estancias que he hecho fuera de casa y sin las cuales esto no habría sido ni parecido.

Peter J. Scott, I don’t have enough words to explain how important my time in KMi has been, both personally and professionally. Thanks for being having confidence in me, thanks for teaching me so many important things, and thanks for giving me all those opportunities. Thanks for putting up with the difficulties of having such a nightmare student as me. Thanks to you I have been looking into Europe, I have met really interesting people and I have started to see new horizons to explore. Now, I’m trying to do my best, and I promise, I’ll continue doing my best. Thanks to the people at KMI as well, it wouldn’t be the same without that really great time in Milton Keynes (and it was great not “only” because of the city).

Gracias a Jordi Adell, por ser mi anfitrión en uno de los tiempos más gustosos intelectualmente que he pasado en estos años, por abrirme las puertas del CENT y por compartir conmigo siempre ese extraordinario torbellino intelectual que le ronda siempre la cabeza y en el que me encanta verme arrastrada… creo que nunca podré seguirte el ritmo, pero prometo seguir intentándolo. A mis queridos miembros del CENT (Toni y Carles Bellver, Luis López, Suso Monforte, Puri Andrés), gracias por convertir ese tiempo en un entorno verdaderamente enriquecido de aprendizaje, a ellos y a Anna y a Juan (Jota), gracias especialmente por el cariño.

Quiero agradecer también a Juan Manuel Escudero por ayudarme tanto en estos últimos tiempos en mi inmersión en el mundo del curriculum. Gracias por sus indicaciones, por sus consejos, su brillantez, por compartir conmigo su pasión por la educación, y gracias por servirme de inspiración, de ejemplo. Para mí es siempre un honor ser su alumna, gracias por convencerme de la importancia de lo verdaderamente importante en educación.

A todos vosotros mi admiración sincera y el agradecimiento además por vuestra amistad.

A mis compañeras de GITE, a las que ya han pasado por este paso, a las que empiezan el camino y a las que andan a mi lado: Trini, Malle, Pati, Isa, gracias por todo. El GITE es mi grupo y mi casa, y me gusta como es y es así porque todas vosotras lo hacéis así de especial. Especialmente quisiera agradecer a Isabel Gutiérrez Porlán (Isica/ham) por ser un apoyo tan grande estos años, por su amistad y cariño. Thanks to Paul Clarkson as well, my best English teacher, my great friend and the GITE’s international branch in Murcia.

A Alejandro Espinosa, Ale, mi marido, gracias por su apoyo irreductible, desinteresado. Su confianza constante, su resistencia, su paciencia, su amor. Por las horas de nuestro tiempo juntos que ha ofrecido gustoso (y resignado) a mi causa. Por seguir siendo mi segundo par de ojos al escribir, por ser mi marido y por ser el mejor compañero de viaje que he tenido.
A Alicia y Arturo, por ser mi referente personal, mi apoyo y por estar ahí siempre y tratarme como una hija; a mis cuñados y sobrinos, a todos gracias por ser mi familia.
A mi madre, por volver a tender puentes y cruzarlos. Bienvenida.

A mis amigos, los de siempre y los de ahora, a mis amigos de la carrera, a mi gente de Valencia, a mis amigos de Murcia, a todos esos amigos que se han ido sumando en estos años de muchos rincones del mundo (rincones virtuales y presenciales). Gracias por sumaros, por acompañarme y preguntar, por apoyarme y animarme, gracias por ser mis amigos.

Este viaje en solitario debe ser terriblemente aburrido, pero el mío ha sido intensamente divertido y promete mucho más en el futuro. No tengo días suficientes para daros las gracias, ni palabras suficientes. Ni siquiera tengo virtudes suficientes para ofreceros en agradecimiento. Sólo puedo ofrecer todo lo que tengo, lo bueno que hay en mí y que es mejor gracias a todos vosotros.

A aquél que me ilumina en todo momento, Gracias siempre.

______________________
Hasta aquí los agradecimientos, jeje y la tesis…

Señoras, Señores… ya está ¡Una cosica hecha!
😀

Mi experiencia haciendo una tesis: algunas palabras “Off the record”

El próximo viernes, 17 de septiembre de 2010, a las 12 del día, en el Edificio Gillem de Cifre de la Universitat de Les Illes Balears, defenderé públicamente mi trabajo de Tesis Doctoral (Doctorado Interuniversitario en Tecnología Educativa). Si alguno de vosotros quiere estar por allí y no tiene nada mejor que hacer, estaré encantada de ver caras amigas cerca… no en vano no juego en casa del todo 😉

A propósito de la tesis, cuando la escribía quise escribir además algo que me rondó la cabeza mucho durante todo el proceso… ¿qué ha significado para mí el doctorado y qué significa la tesis?… por eso escribí este “off the record” que incluí en el “tocho” y aproximandose este momento he querido compartirlo con vosotros:

lifestreaming

Off the Record…

Siguiendo a Paco Martínez en una de las comparaciones más sugerentes que he oído sobre la llegada de las personas a las tecnologías y de ellas a las personas, podríamos decir que esto es la prueba de que Alicia –léase Linda, o yo misma- ha terminado de caer por el agujero y que después de probar mis primeros sorbos de brebaje para crecer y de encogerme con el abanico del conejo (y de llorar hasta hacer un mar de lágrimas que me lleve), me cuelo por fin en el jardín que está al otro lado.

La verdad es que me gusta esa comparación porque la encuentro muy cercana, porque siento que la caída ha sido intensa y vertiginosa y que conforme iba cayendo por el agujero sabía que no querría/podría volver atrás. En estas páginas, más que una llegada, está la prueba del viaje realizado para llegar aquí, llegar al principio.

Un viaje en el que he visto mil cosas a mi alrededor y las he visto porque sus dueños-guardianes me han permitido verlas y me han dado la oportunidad de colarme y aprender. Una caída de unos años (pocos pero intensos) en los que he tenido la enorme fortuna de hacer muchas cosas, de leer, de conocer, de probar, de emocionarme, de buscar, de encontrar, de preguntar, de intentar, de equivocarme mil veces… sobretodo eso, me he podido equivocar mil veces, he tenido la gigantesca oportunidad de probar cuanto enriquecedor he visto pasar por mi lado, y de equivocarme cuantas veces he podido…

Pero para ese viaje de iniciación hace falta deseo y oportunidad. El deseo… digamos que no me falta, pero la oportunidad me la han brindado un trío de personas a mi alrededor que no han hecho más que darme oportunidades y animarme a verlo todo, a probarlo todo y han aceptado emprender conmigo cuanta empresa se me ha ocurrido, aunque fuese más o menos arriesgada (alguna descabellada incluso). Ale, Mª Paz, Paco: gracias por quererme a pesar de mí misma, por confiar en mí y por empujarme y animarme siempre.

No han sido los únicos, pero sí los más importantes.

Llego al país de las maravillas con el vestido lleno de huellas dejadas por las personas que he conocido (la mayoría no han pasado por mi vida, sino que se han venido quedando), los ojos llenos de imágenes y el corazón lleno de ilusión y de pasión por lo que hago. Por llegar con cosas, llego hasta hablando (es una forma amable de enunciar lo que yo hago en inglés) una lengua nueva que además pensé que nunca entendería ni osaría hablar.

Siento que tengo un poco de todos los que han formado parte de estos años de mi vida. Siento que he coincidido con gente con una generosidad increíble. Siento que casi todos los que han estado cerca de mí me han abierto ventanas y puertas nuevas donde mirar y prometo que he intentado mirar con los ojos tan abiertos como he podido y que he intentado –y lo seguiré haciendo- corresponder a su generosidad y cariño con lo único que puedo corresponder mínimamente a tantas oportunidades como se me han brindado estos años, mi agradecimiento y mi trabajo, aunque soy consciente de que siempre podría haber hecho más y mejor.

Me siento intensamente afortunada de haber tenido todas estas oportunidades. Llevaré siempre vuestras huellas en mi vestido.

Lo dicho, estas páginas no son la meta, ni el trabajo que me hace diferente o especial, de hecho espero que no cambien esta sensación de camino que tengo siempre, por una de llegada o de fin. Soy consciente de lo que significa que alguien diferente de mí misma lea estas palabras, significará que el grado para el que se presenta este trabajo está cerca, y eso me hace feliz; pero no creo que estas páginas sean lo que me hace receptora de ese título, creo que el viaje hecho hasta aquí y el camino que se abre delante de mí, es lo más valioso que prueban estas páginas.

Quiero decir que el doctorado, para mí, no es –no ha sido- la elaboración de un trabajo de un número (siempre excesivo) de páginas sobre una investigación (muchas veces prescindible). Eso es sólo la tesis. El doctorado es todo lo que ha pasado en medias, tesis incluida; un reto intelectual, personal y profesional, la caída por el agujero de la que hablamos, y de la que esta tesis es sólo la muestra.

Estas páginas son la “huella del dinosaurio”, son el cuaderno de viaje, la muestra de lo que ha pasado en estos últimos años en mi vida personal y profesional (que cada vez son más una) y que hacen que siga donde estoy y donde espero estar muchos años más: aprendiendo… en este viaje siguiendo al conejo blanco.

A Lestrigones y a Cíclopes, o al airado Poseidón nunca temas. No hallarás tales seres en tu ruta, si no los llevas dentro de tu alma, si no es tu alma quien ante ti los pone”.

Ítaca, K. Kavafis, cit. En Viaje Aplazado. C. Bellver Torlà