8 Thoughts on “(Español) La evaluación como parte crucial del proceso de enseñanza y como promotor del proceso de aprendizaje: una reflexión de una experiencia”

  • Interesante tu exposición de la actividad. Tengo algunas preguntas, para generar alguna discusión en el campo de la didáctica. Una en relación al contenido y otra en relación a la evaluación que planteas.
    1- en tu exposición aludes a que quieres evitar la memorización y por lo tanto propones un juego. ¿para incorporar los mismos contenidos? Tienen que reproducir aquello que esta escrito? o tienen que analizarlo, integrarlo en un contexto histórico, visualizar las consecuencias pedagógicas de las leyes, etc. etc. Si es lo primero, ¿quiere decir que hacemos “más amena” la reproducción de la información y no nos abocamos al análisis critico de la misma?
    2- En relación al concepto de juego que se incorpora. ¿Necesariamente tiene que haber competición en contra de otros?¿las “recompensas” y los castigos, son intrínsecas (las notas, el mejor mapa conceptual, etc.) y no hay intrínsecas?
    Y por ultimo una reflexión. La taxonomía de Bloom puede ser útil pero también un poco perversa porque encorceta

    • Muchas gracias por tu comentarios, te contesto usando la numeración de tu comentario:
      1. trabajamos los mismos contenidos. No es que quiera “evitar la memorización” pretendo conseguir procesos cognitivos de orden superior a memorizar o entender, por eso les pido crear y evaluar. Lo que ellos piden en la respuestas de las preguntas que crean es bastante más que reproducir partes de la ley… algunas piden poner en marcha alguna cosa, otros preguntan sobre situaciones cotidianas y cómo se resuelven en una ley u otra…
      2. No hay competición en contra de otros. Sólo hay recompensas para los mejores y no hay “castigos” de ningún tipo… sólo oportunidades. Entiendo que las motivaciones intrínsecas quedan intactas a las que hay antes de la actividad (esta tarea se integra en un trabajo global por tareas de todo el año trabajando por grupos, roles y en cooperación).
      3. Aunque me sigan pareciendo insuficientes las revisiones de Bloom (si quieres saber lo que pienso echa un vistacico a este post) Me gusta usar como referencia la taxonomía de Marzano (2004) que agrega el nivel de procesamiento metacognitivo (que lo trabajamos a través de las reflexiones obligatorias en todas las tareas), pero en este caso hablo sólo de los niveles de procesamiento cognitivo, que en el caso de Marzano -como en el caso de todas las revisiones de taxonomía de niveles de procesamiento cognitivo hasta la fecha, coinciden con la de Bloom, aunque la perspectiva cambie un poco (si revisas el texto de Marzano o la de Krathwol o Churches, verás que hay algún avance).
      Espero haber respondido en alguna medida a tus interrogantes.
      Un saludo

  • Tres comentarios breves:

    1. No confundamos aprendizaje y enseñanza. Mi provocación herética es que lo esencial del aprendizaje NO ES la evalaución. Pero la evaluacion ES la base de ciertos modelos de enseñanza. Y mucha gente la ha interiorizado que le resulta inconcebible aprender sin que se evalúe lo aprendido. De eso me quejo. Todo el día “vigilando y castigando”, aunque, tranquilos, pronto lo hará la tecnología.
    2. El régimen de evaluación constante, sumativa, del producto, objetiva (sic), cuantificada, en rankings, etc. llegará a los docentes y a sus sueldos. En ese momento se despertarán algunas sensibilidades ahora adormecidas.
    3. ¿Y si se incorporaran algunos elementos/lecturas/etc. para un análisis crítico del modelo de escuela/factoría eficientista que promueve la legislación vigente?

  • Buenas Linda y enhorabuena por su blog.

    Estoy encantado con la idea que se explica que se ha llevado a cabo en este blog, ya que todos los que estamos inmersos en el mundo de la educación ( en mi caso como estudiante de pedagogía) sabemos que el hecho de memorizar una serie de leyes y de estructuras del sistema de escuela muchas veces quedan memorizados para un examen y a los dos o tres meses no solo no recordamos la mayoría de los conceptos, sino que los confundimos.

    Pese a lo árido de esta asignatura de “Organización escolar y recursos educativos” el hecho de que los maestros conozcan su propio ámbito legislativo es crucial para poder desenvolverse en su profesión.

    Sinceramente le doy mi enhorabuena no solo por la idea, sino por el valor de llevarla a cabo en un ámbito como la universidad, donde muchas veces se habla de metodologías y estrategias innovadoras de enseñanza pero llevarlas a cabo es algo que parece no tener lugar. En este caso desarrollar una metodología de juego en el aula universitaria y además para un temario que a veces puede resultar “pesado” supongo que habrá sido agradecido por el alumnado.

    Con esto último lanzo una pregunta que me genera cierta curiosidad por todo el debate que se viene llevando a cabo desde que se aprobó el famoso “Plan Bolonia” ¿Cuál es la opinión de los alumnos sobre este tipo de metodología llevada al aula? ¿Ofrecen quejas sobre el esfuerzo de tiempo que les requiere esta asignatura? Aunque las quejas sean escasas, ¿piensa usted que si todas las asignaturas del cuatrimestre actuasen de esta manera sería viable en la enseñanza superior?
    Un saludo, Luis Sánchez

    • Estimado Luis, espero que valga más tarde, que nunca. MIl perdones por no responder en su momento a tu comentario.
      Intento contestar un poco a tus preguntas:
      1. Mis alumnos (en diferentes encuestas, en correos que me mandan cuando han terminado y en algunos comentarios que me hacen) están muy satisfechos con el trabajo. Es complicado y exigente, pero casi todos afirman que han aprendido mucho.
      2. 🙂 ¡se quejan MUCHO! Y no sólo por el tiempo (que comparado con eso de venir a clase , oir -o no- y estudiar apuntes dos semanas -y me estoy pasando- antes del examen, esto es un mundo!), se quejan por casi todo al principio. Ten en cuenta que lo que les planteo les exige un papel tremendamente activo al que no solo no están acostumbrados, sino que muchos no quieren asumir. Hay mucha incertidumbre, miedo, agobios, falta de organización, y también hay mucho “acomodamiento”. En estos ya 7 cursos haciendo las cosas “diferentes” (no solo en esta asignatura, en todas las que doy) muchos me han dicho: “si yo lo que quiero es un libro, y un examen de tipo test, por favor”.

      3. Si todas las asignaturas se hicieran planteamientos de este estilo (que a mí me gusta y lo entiendo coherente con lo que enseño e investigo, pero no quiere decir que sea el mejor, ni bueno por naturaleza, ni nada parecido), igual podríamos hacer planteamientos transdisciplinares, trabajos complementarios de asignaturas, colaboraciones, proyectos conjuntos en los que lo que damos en cada asignatura fuese una parte del proyecto… pero qué se yo, ese escenario no existe.
      Ahora, sí creo que es viable y deseable. Desde mi punto de vista lo que tenemos ahora en las aulas no se sostiene y los estudiantes tienen un compromiso de horas de trabajo autónomo para cada asignatura (mira las horas de trabajo que tiene cada crédito ECTS) que deberían llenarse de actividades enriquecedoras, enriquecidas, que les exijan lo propio de una educación universitaria y les ofrezcan oportunidades de aprendizaje verdaderamente interesantes. Con todos mis respetos, el tiempo aprendiendo de memoria un libro para después copiar y pegar en un examen (aunque sea usando la cabeza como portapapeles) es tiempo perdido que nadie reclama.
      Y siguiendo un poco con el argumentario de la falta de tiempo, créeme que los que más se quejan de falta de tiempo para hacer esto no son los alumnos, son los profesores. No es raro el día que un colega no me dice que hacer esto con 70 alumnos en clase es imposible…
      En fin, pero esto es solo un gota de lluvia en un inmenso desierto. Esperemos -yo al menos espero- que diluvie.

Leave a Reply to Jordi Adell Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.